Declaración Pública

Chile está viviendo la crisis política y social más importante desde los oscuros años de la dictadura militar. El descontento generado por el alza de las tarifas del metro de Santiago, fue el alfiler que reventó la burbuja neoliberal instalada en Chile a la fuerza y validada como parte del pacto transicional realizado con los partidos políticos de derecha y centroizquierda. Precisamente ellos son los que han administrado la política para el beneficio del crecimiento irracional de nuestra economía, socavando derechos sociales, poniendo en riesgo nuestra democracia, justificando una ética del abuso y apropiándose de los bienes comunes que dispone la naturaleza en nuestros territorios.

Ante lo ocurrido, y a propósito de las movilizaciones sociales y sus argumentos, las trabajadoras y trabajadores de ONG Surmaule declaramos:

  • Ser parte del profundo malestar social que ocasiona el modelo neoliberal imperante dada la acumulación de la riqueza, la exacerbación del consumo, la agudización del individualismo, el deterioro de nuestros entornos ecológicos, la aniquilación de las culturas ancestrales y la desigualdad en las condiciones materiales de vida.

 

  • El rechazo a la criminalización de la protesta ciudadana, la banalización del descontento popular y el sesgo con el que los medios de comunicación tradicionales dan tratamiento a la genuina situación de rebeldía que hoy se ha conferido la ciudadanía para ejercer plenamente sus derechos políticos y sociales.

 

  • Que todo diálogo social y político destinado a abordar las profundas desigualdades de nuestro país debe partir por la restauración del orden democrático, ante lo cual exigimos a las autoridades la desmilitarización inmediata de las ciudades de Chile.

 

  • Que más allá del pesar que sentimos por el mal gobierno y sus medidas erráticas, conflictivas y represoras, vemos en la crisis actual una posibilidad cierta para la construcción de un nuevo Chile. Creemos que la contingencia nos ha regalado la oportunidad de estar juntos de varias y nuevas maneras, lo que constituye de por si nuevas fronteras de lo posible en cuanto a recuperar nuestro protagonismo como ciudadanía para dignificar la vida de todas y todos.

 

  • Que como organización ciudadana de profesionales de las ciencias sociales y humanas, nos ponemos a disposición para continuar facilitando, acompañando y co construyendo procesos sociales y comunitarios con la amplia red de organizaciones y territorios con las que nos involucramos en la región del Maule.

 

Finalmente, hacemos un llamado a todas las organizaciones sociales, a participar con fuerza y convicción en las actividades de protesta y movilización que se suscitarán durante los próximos días, con la firme esperanza de un nuevo Chile.

 

¡¡No estamos en guerra, estamos unid@s!!