EL ROL DE LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL EN LA CONSTRUCCIÓN DE TERITORIOS EN PAZ Y SOSTENIBLES

La cooperación internacional constituye un pilar fundamental para la profundización de la democracia, el respeto de la dignidad de las personas y la construcción de objetivos comunes entre Estados y áreas geográficas que, en conjunto, pretenden lograr parámetros deseables para el desarrollo de sus territorios. Además, cobra más valor en aquellos países en donde se registran importantes déficits en estos temas.

En el escenario geopolítico actual, han surgido distintos mecanismos para lograr un desarrollo sostenible e inclusivo. Sin lugar a duda, el más importante es la construcción de una Alianza Global para cumplir la Agenda 2030 de las Naciones Unidas que en 2015 fue suscrita por 193 países. Lo que establece dicha Agenda es una visión transformadora hacia la sostenibilidad económica, social y ambiental que convoca a los Estados Miembros de la Alianza a enfocar el trabajo institucional en pos de esta visión durante los próximos 15 años (CEPAL, 2017). El llamado universal para transformar el paradigma de desarrollo dominante en uno que lleve por la vía del desarrollo sostenible, inclusivo y con visión de largo plazo está plasmado en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que invitan a los Estados a adoptar medidas para “poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de Paz y prosperidad”.

En este marco global, la cooperación internacional es un elemento fundamental para promover la integración de las regiones para el logro de los ODS y de un desarrollo más amplio y duradero. Para Chile, su política de cooperación internacional es uno de los pilares fundamentales de su política de relaciones exteriores. En 1990 se constituyó la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID) que hoy en día encabeza el Sistema Nacional de Cooperación de Chile y coordina la asistencia que nuestro país brinda a países de igual o menor desarrollo, articulando demandas y oportunidades de colaboración con lo demás países.  En la actualidad, en Chile se están desarrollando varios tipos de cooperación internacional: por un lado, el País es receptor de cooperación en temáticas como cambio climático, medio ambiente y desarrollo social. Por otro lado, se ha perfilado como país oferente de cooperación hacia países terceros, de acuerdo a sus posibilidades. En todas su líneas de cooperación, el compromiso de Chile se enfoca en la horizontalidad, equidad e intercambio de conocimiento que beneficien mutuamente los actores cooperantes.

Dentro de las varias formas en las cuales hoy en día Chile está poniendo en práctica la cooperación internacional, cabe destacar la importancia que cubre la cooperación internacional Sur-Sur descentralizada, siendo que apuesta al diálogo horizontal entre países del Sur Global, aterrizando a los territorios las buenas prácticas y creando sociedades conectadas que aspiran   de la manera conjunta a cumplir con los desafíos y las propuestas de una agenda global”, afirma Emilia Marzullo, cientista política de la ONG Surmaule.

 

EL MAULE EN LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Para países tan diversos como los países de América Latina, con realidades tan diferentes entre sus propias regiones, es muy importante innovar en mecanismos que contribuyan al desarrollo multidimensional estableciendo alianzas entre regiones de un mismo país o entre regiones de distintos países que faciliten el intercambio de aprendizajes para enfrentar los múltiples desafíos de desarrollo que presentan nuestros países.

En la región del Maule, se está avanzando en la construcción de un Plan de Internacionalización con el objetivo de integrar los intereses superiores de la región en el área del fomento productivo, comercio y turismo, así como en el área de educación y cultura, la agricultura y otros ámbitos de interés transversal.

El PROYECTO “TERRITORIO Y ACCIÓN COLECTIVA” EN COLOMBIA

En el marco de la cooperación Sur- Sur, la ONG chilena SURMAULE, ha iniciado la ejecución del proyecto “Implementación Programa Territorio y Acción Colectiva para la Construcción de Convivencia y Paz en Colombia”, financiado por Fondo Chile para el bienio 2017-2019. El objetivo es fortalecer las capacidades de los actores locales (autoridades, vecinas, vecinos y sociedad civil), para incidir en el desarrollo inclusivo y sostenible de los territorios, mediante acciones que disminuyan las desigualdades de género, promuevan la construcción de convivencia, paz, memoria histórica y potencien la participación ciudadana, a través de la acción colectiva como mecanismo de articulación de los temas comunes.

El proyecto se está implementando en la Región del Tolima, la cual ha sido fuertemente afectada por el conflicto armado, y se está ejecutando en alianza con el Centro de Formación para la Paz, ONG Colombiana, cuya misión es contribuir a la construcción de una sociedad más equitativa y solidaria, mediante alternativas que surjan desde y para las comunidades promoviendo el mejoramiento de la calidad de vida.

La relevancia del modelo “Territorio y Acción Colectiva” en el proceso histórico de Paz y Pos Conflicto en Colombia apunta al fortalecimiento de la democracia, entendido como un proceso en donde se requiere de la participación activa de la ciudadanía desde un enfoque consciente de sus derechos y deberes para la construcción de una ciudadanía plena. Para ello, es necesario establecer una forma de gobierno compartida e interdependiente en la cual tienen una responsabilidad distintos actores de la sociedad: el gobierno, las organizaciones de sociedad civil, el mercado, la academia y ciudadanía. De esta manera el desarrollo es un proceso de responsabilidad social compartida por los distintos actores en un determinado contexto.

“El programa Territorio y Acción Colectiva se ha desarrollado en el sector norte Talca con muy buenos resultados y se busca compartirlo como buena práctica para el desarrollo de los territorios en Colombia, contribuyendo  a la construcción de paz y convivencia en una escala local, que es la escala que domina la ONG Surmaule” como indica Jennifer Gualteros, Coordinadora del Proyecto en Colombia.

En Colombia, el proyecto está compuesto por tres etapas de implementación: en primer lugar, se busca realizar la Transferencia y Adaptación Metodológica del “Programa Territorio y Acción Colectiva- TAC” que nace en 2014 desde una alianza de la ONG SURMAULE, la Corporación SUR y la Universidad Católica del Maule, desarrollándose exitosamente a través de las Mesas Territoriales del sector Norte de la ciudad de Talca. Para ello, se realizará un proceso formativo con actores locales que permitan entregar las herramientas conceptuales, teóricas y metodológicas al socio local, las autoridades, los funcionarios públicos, la sociedad civil y los actores relevantes de los Municipios. A partir de febrero 2018, se realizará un Ciclo formativo en los ejes de Participación Ciudadana, Equidad de Género, Construcción de Memoria Histórica y construcción de Convivencia y Paz en donde participarán expertos chilenos que compartirán los avances significativos que Chile ha registrado en estos temas. En segundo lugar, al igual que la experiencia que se ha tenido en la Región del Maule, se instalará una Mesa de Articulación Territorial por los tres Municipios de Ibagué, Chaparral y Planadas, cuya función es establecer espacios para la creación de una agenda pública territorial en donde los promotores de soluciones a las problemáticas territoriales serán las comunidades y el sector público de manera mancomunada. Finalmente, respondiendo a la lógica de la cooperación descentralizada, se instaurarán “Diálogos interregionales de saberes” que tienen como finalidad complementar instancias de encuentro y aprendizaje entre Chile y Colombia para enriquecer la experiencia de la Acción Colectiva en relación con la construcción del territorio.

Durante los primeros meses de ejecución del proyecto desarrollado por la ONG SURMAULE, se han realizado jornadas de presentación de los objetivos y talleres de adaptación metodológica al contexto de Colombia, con las Alcaldías de Ibagué, Chaparral y Planadas, con la Gobernación de la Región del Tolima, con los integrantes de la ONG Centro de Formación para la Paz, con los dirigentes de las Juntas de Acción Comunal (Juntas de Vecinos) y con organizaciones activas en los territorios a intervenir. Además, se han realizados recorridos de observación participante en los tres municipios con la finalidad de entender las características sociales, urbanas, económicas y culturales de los territorios a intervenir.  Una vez elegidos los territorios a intervenir, se ha construido un Diagnóstico Técnico que servirá para seguir adaptando la metodología al caso colombiano.

En el mes de diciembre se ha realizado en Lanzamiento Oficial del proyecto y la presentación de los resultados más relevantes del Diagnóstico Técnico a las comunidades, autoridades y actores relevantes en los municipios de Planadas, Chaparral e Ibagué. Este último evento se realizó con éxito el pasado 12 de diciembre con la participación del Embajador de Chile en Colombia, el señor Ricardo Navarrete Betanzo que ha recordado que “Lo que hoy día está marcando la urgencia en Colombia tiene a que ver con el pos conflicto, con acostumbrarse a vivir en una realidad histórica que ha sido desconocida hasta ahora, sobre todo en aquellas comunas que han estado muy golpeadas por el conflicto. Por lo tanto, poder llevar metodologías de trabajo que permiten integración, convivencia, armonía, esfuerzos compartidos, empoderamiento, creo que se impone como una necesidad en el contexto colombiano”.

Además, el evento contó con la participación de las autoridades locales que han reiterado su gran compromiso en la articulación con el proyecto TAC Colombia, destacando la importancia de poder llevar a los territorios alianzas que generen reales soluciones para los territorios priorizados en el Pos Conflicto. En particular, el Alcalde de Ibagué, el señor Guillermo Alfonso Jaramillo, afirma que “El programa Territorio y Acción Colectiva es una manera de hermanar dos regiones, que pueden trabajar conjuntamente. Esta es una formula muy apropiada para el momento que está viviendo Colombia de pos conflicto. Creo que con la experiencia de Chile podemos lograr con éxito la convivencia y la paz en nuestro territorio. Además, es importante entender que la Paz solamente se consigue a través de la democracia, de la participación, del empoderamiento de la comunidad y muy especialmente con la convivencia y que entre todos entendamos que la posibilidad para salir adelante es trabajando conjuntamente.”

LOS TERRITORIOS DE COOPERACIÓN

La ONG Surmaule ha desarrollado durante 10 años procesos de empoderamiento comunitario para la construcción del territorio en la región del Maule, basando su trabajo en una escala asociada a una ciudad intermedia que tiene dinámicas urbanas y sociales específicas que son diferentes de los territorios metropolitanos.

En el caso de Colombia, la ONG Surmaule ha seleccionado 3 municipios de la región del Tolima, que es similar a la región del Maule en su configuración urbano-rural, en superficie y en su cantidad de población. Los tres municipios que se han elegido, a parte de ser priorizados en el proceso de Pos Conflicto, simbolizan 3 escalas representativas del territorio colombiano y muy similares a los centros poblados de la región del Maule.

En regiones como el Tolima en Colombia y el Maule en Chile se hace muy necesaria la instalación de agendas que permitan resolver las múltiples problemáticas urbanas y sociales que presentan sus territorios, abriendo sus puertas a la cooperación internacional descentralizada, cooperando y recibiendo cooperación, desde regiones similares en distintos países latinoamericanos, que enriquezcan las estrategias de desarrollo a partir de la diversidad y de las especificidades de nuestras culturas.

Asimismo, el contexto histórico en el que se encuentra Colombia, hace necesario generar procesos en los cuales todos los actores de la sociedad deben involucrarse y compartir la responsabilidad del desarrollo inclusivo y sostenible de sus territorios y sus comunidades, fortaleciendo la democracia y sus instituciones, y contribuyendo a la construcción de una paz duradera y estable. “El proceso de Paz y Pos Conflicto para Planadas representa un renacer, la esperanza para que Planadas, que ha sido la cuna de la guerrilla, pueda convertirse en un territorio de reconciliación y de construcción de una Memoria Colectiva en donde se tome en cuenta toda la ciudadanía que ha sido golpeada por el conflicto. Agradecemos el apoyo  que nos está brindando la Cooperación Chilena a través de ONG Surmaule, porque ha mirado a un territorio que ha sido abandonado durante muchos años, sobre todo en su sector urbano.” plantea el Alcalde de Planadas, José Funor.

El proyecto “Territorio y Acción Colectiva para la construcción de convivencia y paz en Colombia” es un ejemplo del intercambio de experiencias y aprendizajes entre 2 regiones similares, pero que por la especificidades de sus culturas, tiene mucho de compartir de cara a los desafíos que enfrentan nuestros países en el marco de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030.