Innovación social en las ruralidades del Maule

Stefano Micheletti – Diario El Centro, 05/11/2014

El día de ayer, se desarrolló en Curicó un interesante espacio de conversación organizado por la Escuela de Trabajo Social de la UCM, el Observatorio de Ruralidad, la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Teno y la Asociación de Emprendedores de la Cuenca del Mataquito. Innovación social y asociatividad, agricultura familiar campesina, emprendimientos y ruralidad fueron  los focos de debate en una jornada que contó con paneles de discusión, espacios de intercambio de semilla y una pequeña feria con expositores locales.

En un contexto nacional marcado por los ritmos económicos y sociales de un modelo basado en la agroindustria y la exportación, la valorización de la capacidad asociativa y de innovación que han tenido diversos emprendimientos en territorios rurales es fundamental para visualizar nuevos proyectos de desarrollo regional.

En este sentido, se hace necesario observar y replicar modelos de asociatividad productiva que tienen componentes de innovación social, pensando que existen formas nuevas de hacer las cosas, que han cambiado respecto de los modelos más tradicionales. Experiencias como la red de tejedoras de la comuna de Pelluhue, que ha dado vida a un local de comercio asociativo en la plaza del mismo pueblo, la producción de almendras confitadas en la pequeña escuela de El Durazno en Sagrada Familia, las agrupaciones de cuidadores de semilla o las viña que en la provincia de Curicó entraron en el circuito del comercio justo, entre otras, representan una nueva vía para la valorización de la ruralidad, que tiene que ser abordada también por las políticas públicas.

A su vez, la agricultura familiar campesina sigue siendo una realidad potente en nuestra región, con un impacto importante en las economías de las comunidades rurales y sobre todo con una capacidad incomparable de mantener vigente formas diversas de producir y vivir en el campo.

Es así, que los componentes sociales y solidarios de las economías locales, si trabajados con un componente de innovación social bien desarrollado, favorecen la dinamización de los territorios rurales, ponen en la mesa el tema de la importancia a nivel identitario y cultural de apostar por proyectos alternativos, y además contribuyen a construir una base valórica diferente para nuestra sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *