La sociología en el Maule

Francisco Letelier – Diario El Centro, 05/10/2016

En el año 1998 las Ciencias Sociales prácticamente no existían en la región. Para un grupo de profesionales maulinos surgió la necesidad imperiosa de construir espacios de reflexión acerca de los problemas locales y regionales desde una perspectiva crítica. Entendíamos que un territorio que no tiene la capacidad de construir conocimiento acerca de si mismo tiene menos oportunidades de mejorar. Sobre esa convicción, un grupo de (en ese entones) jóvenes profesionales creamos lo que más tarde sería ONG Surmaule. Por muchos años Surmaule fue uno de los principales animadores del debate público en torno a temas urbanos, ciudadanos y territoriales, y a sabiendas de que la nuestra era una reflexión insuficiente y a veces intuitiva, cumplimos entusiastas con ese  rol.

Hoy la voz de Surmaule es parte de un coro más amplio de organizaciones ciudadanas, políticas y académicas que animan el debate y la reflexión acerca de los temas regionales. En este concierto quiero referirme brevemente a la labor que ha cumplido desde 2011 la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Católica del Maule y particularmente su Escuela de Sociología.

Las ciencias sociales, y por supuesto la sociología, deben cumplir un rol activo en la transformación de lo social. Deben ser capaces de mostrar lo que no estamos viendo y echar luz crítica acerca de lo que damos por sentado y parece obvio. Deben implicarse en la realidad social y territorial y acompañar (crítica y no condescendientemente)  a los actores en la búsqueda de  la construcción de una mejor sociedad; como nos ha dicho recientemente el sociólogo Belga Guy Baijot: “las Ciencias Sociales tienen la responsabilidad de colaborar con terminar todas las formas de dominación”. Me parece que la corta, pero activa y fructífera vida de la Escuela de Sociología de la UCM, es coherente con estos principios o al menos hace un esfuerzo permanente por serlo, así lo demuestra un amplio conjunto de proyectos, actividades académicas y de extensión a la comunidad que se han realizado durante estos años. Es esta misma joven escuela, la más joven del país, la que ha echado sobre sus hombros la organización del 9° Congreso chileno de sociología bajo el lema “por una sociología al aire libre”, frase que resume de manera juguetona el afán de construir una sociología implicada con su entorno y con los problemas de su tiempo.

Cuando hoy recorremos las calles de Talca y vemos las palomas que anuncian el 9° Congreso de Sociología, se siente la satisfacción de vivir en una región donde las Ciencias Sociales ocupan un lugar cada vez más relevante. Falta mucho camino aún, pero sin duda entre el 11 y 14 de octubre, cuando cerca de mil personas den vida a uno de los eventos académicos más importante que se haya realizado en el Maule, tendremos la satisfacción de haber dado otro paso en la dirección correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *