Los Cóndores al acecho: La batalla por el agua

Catherina Olivares Arias – Diario El Centro, 05/02/2014

Tal como lo anunciara el reportaje de Canal 13 en su sección Reporteros, transmitido el lunes 3 de febrero, se desarrolla una batalla a muerte por el uso del agua en nuestra región. La disputa se centra en el derecho al uso del recurso en la reserva más importante de la Región, la laguna del Maule. Esta reserva que enfrentó una de las peores sequías del último siglo durante el año 2013, ve cómo sus niveles de agua han descendido preocupantemente. Su capacidad habitual de 1.500 millones de metros cúbicos ha descendido a 270 millones en la actualidad.

El conflicto en el Maule detona cuando se rompen las conversaciones entre usuarios habituales de las aguas de la laguna del Maule, a saber, unos 13.000 agricultores locales que utilizan 200.000 hectáreas correspondientes al 20% de la superficie cultivable del país, cuando se enteran del convenio que hiciera en 2013 la División de Obras Hidráulicas con ENDESA, al entregar el control de las aguas a la empresa generadora de electricidad, para la construcción del proyecto Central de Paso Los Cóndores, mismo que en 2012 ya fuera rechazado.

Según los representantes de los agricultores, este convenio atenta contra los intereses de los productores locales que se abastecen casi exclusivamente de esta fuente. Argumentan que la disponibilidad actual de agua no alcanza ni siquiera para abastecer el 50% de las necesidades de riego de los campos cultivables en la región, con lo que se generan enormes dificultades para mantener los cultivos, lo que en algunos casos les ha obligado a dejar de producir.

Según la versión de los representantes de ENDESA,  si bien ellos tendrán el control de la llave para permitir o no el paso de agua para los regantes, es la DOH quien administra este sistema y estará permanentemente supervisando que los regantes no se vean perjudicados. Los agricultores argumentan que ya en 2012, ENDESA extrajo 40 millones de metros cúbicos de forma irregular, pasando por encima de las indicaciones de la DOH, amparados en una orden de un funcionario que presentaba intereses en el tema (además de varios millones en acciones de ENDESA).

La batalla que recién comienza y está afectando a un grupo importante de personas en la región. Seguramente muchos se ven distantes de este conflicto, pero en realidad está más cerca de nuestra vida cotidiana de lo que pensamos.  Si el conflicto del agua que hoy parece tener ocupados a los agricultores, la empresa hidroeléctrica, los parlamentarios, la administración regional y el MOP, a través de la DOH, si no se resuelve adecuadamente y en los plazos necesarios, generará un déficit de la oferta local de productos agrícolas, frutas y verduras de la zona, disminución de la oferta de empleo e incluso la escasez de agua para el consumo humano, situación que ya se produce en el norte del país donde los habitantes no pueden usar sus servicios higiénicos por falta de agua.

Tal como lo señalara Rodrigo Mundaca, Ingeniero Agrónomo y secretario del Movimiento por la Defensa del Agua, Protección de la Tierra y Respeto al Medio Ambiente (MODATIMA) “Chile es el único país del mundo que tiene sus aguas privatizadas. Han transcurrido 32 años con un bien natural que se encuentra transformado en un bien de capital especulativo y lucrativo”, (El ciudadano, enero 2014). No queremos que los ciudadanos se involucren en este problema cuando ya sea demasiado tarde y no haya posibilidad de revertir los efectos. Para ir interiorizándonos, en la página de Agua que has de beber, en Facebook, aparecen mencionados algunos conflictos a lo largo del país y a su vez, se vincula con el Mapa de conflictos por el agua en Chile.

Y como no es posible bañarse dos veces en el mismo rio,  como versa el dicho, sería bueno empaparse con los conflictos por el agua en Chile y el Maule, antes que nos suceda como al camarón, que por dormido se lo llevó la corriente.