[Abril de 1967] Promulgación de la ley 16.625 de Sindicalización Campesina

A partir de esta ley se permite que los trabajadores agrícolas el derecho a sindicalización. Los elementos más importantes de esta ley fueron: a) se entregaron todas las facilidades para la rápida y libre organización de sindicatos de trabajadores agrícolas en cada comuna. Bastaba con tener un numero de sobre 100 trabajadores agrícolas, para que se conformaran los sindicatos. No existía un tope de organizaciones por comuna, b) existía la libertad para los sindicatos de organizar y/o conformar federaciones y confederaciones nacionales o regionales de sindicatos; c) los sindicatos se auto sustentaban con un porcentaje obligatorio de aporte de los trabajadores sindicalizados y un aporte que obligatoriamente debían también aportar sus empleadores; d) se otorgó el beneficio de fuero sindical o inamovilidad a los dirigentes de los sindicatos, federaciones y confederaciones sindicales.

A raíz de esta ley se elevó la cantidad de sindicatos campesinos a 500 entre los años 1968 y 1973. Y el número de trabajadores afiliados a las organizaciones ascendieron a 313.700 durante el mismo periodo. Aportando desde el Estado una herramienta impensada para lo que significaría la lucha colectiva por la tierra.