[1970-1973] Gobierno de Salvador Allende

La llegada de la Unidad Popular y Salvador Allende al gobierno suscitó mucha expectación de todos los movimientos sociales de esa época y también de las organizaciones campesinas. Dentro del programa de la Unidad Popular, conocido como las 40 medidas, se encontraba la profundización de

la Reforma Agraria con la decidida idea de generar una transformación en las relaciones productivas del campo, acabar con el latifundio y crear nuevas relaciones sociales y económicas en la sociedad chilena. Al no tener mayoría en el congreso la idea de modificar algunos aspectos de la ley era inviable, de manera tal que se decide aplicar a fondo la misma ley en materia de expropiaciones.

Así, la aceleración en los procesos de expropiación durante el gobierno de la Unidad Popular sobrepasa por mucho la cantidad realizada en el gobierno anterior. Durante el gobierno de Frei Montalva fueron expropiados 1.300 predios con una superficie total de 3,4 millones de hectáreas, mientras que durante el gobierno de Salvador Allende se expropiaron 4.462 predios con una superficie total de 6,5 millones de hectáreas donde fueron beneficiadas cerca de 57.677 familias campesinas. De esta forma, con el total de expropiaciones realizadas durante los dos gobiernos, se termina prácticamente con el latifundio.

No obstante, a pesar de la aceleración de las expropiaciones la reforma agraria durante el gobierno de Allende no estuvo exenta de problemas. Porque al organizarse en asentamientos, es decir, fundo por fundo, muchos campesinos que no eran inquilinos que no eran moradores permanentes del fundo (medieros y afuerinos) quedaban fuera de la reforma agraria. Se quería que ellos también se incorporaran a la Reforma Agraria, sin embargo, al no contar con mayoría en el congreso para modificar la ley, se buscó una fórmula administrativa transitoria que se denominó CERAS (Centros de Reforma Agraria), que consistían en expropiar varios fundos simultáneamente e incorporar de esa forma a todos los trabajadores rurales que estaban ahí, y no sólo a los inquilinos. Esto generó problemas entre los asentamientos y los CERAS. Pero al mismo tiempo la Democracia Cristina, partido de oposición en ese momento, como argumento para oponerse al gobierno, comienza a manifestar que los CERAS eran una forma de colectivización de la tierra y de entrega al Estado.

En cuanto a los niveles de producción, en los últimos años del gobierno de Allende también hubo problemas. Si bien durante los años de aplicación de la reforma agraria del gobierno de Frei y el primero del gobierno de Allende la mayoría de los predios expropiados aumentó la producción, en el primer año del gobierno de allende creció el consumo más que la producción, por lo que debieron aumentar las importaciones; y en el segundo año, por un lado, hubo un invierno muy crudo y se atrasaron las siembras, y por otro, en primavera se realizó la famosa huelga de los camioneros, situaciones que generaron un desbalance mayor entre la demanda y la producción y comenzaron los fenómenos de inflación que se agudizaron el año 1973.