Negritud y mixticidad: la nueva inmigración

Stefano Micheletti – Diario El Centro, 18/11/2015

El intenso y cada vez más diverso proceso de inmigración que hoy día estamos viviendo en Chile y en el Maule, nos propone una serie de nuevos fenómenos sociales y de experiencias cotidianas. Quizás, destacan por sobre todas dos grandes “novedades”: la negritud y la mixticidad.

Históricamente, luego del periodo de colonización europea, han llegado a nuestra región  muchos migrantes de origen peruano, argentino y boliviano. Sin embargo, en los últimos años esta dinámica ha sufrido modificaciones: si revisamos por ejemplo las casi 4.200 visas (temporarias, por contrato laboral y para estudiantes) que han sido tramitadas en la región entre el 2010 y el 2014, podemos ver que Colombia (744) y Ecuador (486) son los países que más representación tienen. Lo mismo vale para la ciudad de Talca, donde solamente en el año 2014 se otorgaron 530 nuevas visas para extranjeros, y las nacionalidades más representadas fueron Colombia (141) y Venezuela (81).

Esto significa que hoy existe mucha más posibilidad de que lleguen al Maule – una región que se siente “blanca”-  personas afro descendientes, de piel negra, y será interesante ver cómo reacciona la sociedad maulina ante este componente nuevo. Las experiencias de Santiago y de las ciudades del norte de Chile nos pueden servir: será fundamental hacerse conscientes de las formas de discriminación que permean el sentido común colectivo y entender que la discriminación basada en la raza y el color de la piel es una construcción social basada en el  temor  y  la  rabia, que en nada aporta a la convivencia positiva.

Cambian los inmigrantes que llegan a Chile, pero también cambia la sociedad en su conjunto. Según datos del MIDESO, el número de nacimientos anuales de hijos/as de padres chilenos ha disminuido del 1,8% entre el 2010 y el 2014. En el mismo periodo, los/as hijos/as de parejas mixtas (chileno/a con inmigrante) ha aumentado del 40,3% y los/as hijos/as de padres extranjeros de un 75,3%. Estamos asistiendo al nacimiento de una nueva generación de chilenos y chilenas con origen bi-cultural que representa una oportunidad extraordinaria a nivel cultural e identitario.

Si bien en términos absolutos los números de la inmigración en Chile están muy por debajo de los promedios de los países  OCDE, estos procesos son muy interesantes e importantes de observar y atender, sobre todo a escala local. Se estima que en el año 2025 ya estará en Chile alrededor de un millón de extranjeros, y las tendencias son claras en este sentido: tendremos cada vez más migración,  más diversidad (muchos más países, costumbres, religiones) y nuevos desafíos por enfrentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *