Sobre el proceso constituyente

Elvira Valdivieso Elissetche y Francisco Letelier Troncoso – Diario El Centro, 21/10/2015

Tal como ha sucedido con la reforma educacional, laboral o tributaria, hablar de Nueva Constitución produce temor y recelo en algunos sectores de la sociedad. Esto es entendible si pensamos en un país que durante los últimos 40 años ha exacerbado el éxito económico individual como valor central, mientras lo público y lo político han llegado a tener incluso una connotación negativa.

Esta lejanía con lo colectivo, que al comienzo se produce por el miedo a la represión, se reproduce en los años de democracia en el contexto de un neoliberalismo a veces irracional y de políticas públicas vinculadas a la promoción y fortalecimiento de lo social que han sido absolutamente marginales.

Debemos reconocer (y hacer la crítica correspondiente) que como país nos hemos despreocupado de la dimensión colectiva, comunitaria y política de la vida social y esto es un dato muy relevante cuando estamos a punto de entrar a un proceso constituyente que debiese ser muy colectivo.

En los años 60 y a principios de los 70, Chile era considerado un país colectivista, sin embargo, en una medición hecha recientemente en 36 países por la Universidad de Sussex, Chile aparece como el número uno en individualismo, seguido solo por Estados Unidos. Esta realidad nos desafía a entrar en el proceso constituyente con la convicción de que es necesario reforzar lo colectivo como un valor: para que a cada uno le vaya bien, debe irnos bien a todos.

En ese sentido, se valora el proceso que se plantea: una primera etapa de formación cívica y un segundo momento de “cabildeo”.  En este sentido, el proceso constituyente es una oportunidad para activar musculatura que tenemos atrofiada. Sí, es importante la nueva constitución, pero también lo es el camino que debemos seguir. En ese camino tenemos la posibilidad de reencontrarnos como sujetos que formamos parte de un proyecto común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *