Columna de Opinión – Sobre la encuesta CASEN

Elvira Valdivieso Elissetche – Diario El Centro, 29 de enero de 2015

Más allá de la polémica que han generado los resultados de la Encuesta de Caracterización Socio Económica (CASEN) 2013, sobre los que el gobierno anterior se atribuye éxitos en la disminución de la pobreza y en torno a los cuales el actual gobierno enfatiza la mantención de los niveles de desigualdad, lo interesante ha sido la modificación de una metodología que no había sido cambiada por 25 años y que ahora, además de medir la pobreza en función del ingreso de personas y hogares (también se aumentó el umbral de ingresos con que se medía la línea de la pobreza y la pobreza extrema) mide también la pobreza en términos multidimensionales, es decir, considera otras dimensiones del bienestar y el ejercicio de derechos, como educación, salud, trabajo, seguridad social y vivienda.

A nivel nacional, el porcentaje de pobreza según ingreso en el país corresponde al 14,4%, mientras que el de pobreza extrema al 4,5%. Si a esta medición se le agrega el porcentaje de pobreza multidimensional se le suma un 5,5% de población que tiene este tipo de carencias o necesidades.  Así, el total de personas que se encuentran en situación de pobreza aumenta al 20,1%.

En nuestra región, el porcentaje de personas en situación de pobreza por ingresos es de 22,3%; mientras que el porcentaje de personas en situación de pobreza extrema es de 5,9%.  Estos porcentajes han disminuido considerablemente desde el año 2006, cuyos porcentajes fueron de 43,9% y 20,8% respectivamente. Sin embargo, y a pesar de que todas las regiones del país han disminuido considerablemente sus niveles de pobreza, la región del Maule (junto a otras regiones como Biobío, La Araucanía y Los Ríos) se distingue por seguir siendo una de las regiones más pobres del país.

En una región con una alta tasa de población rural, es interesante observar que a nivel de país en el sector rural el porcentaje de hogares en situación de pobreza multidimensional es de 31,1%, mientras que en el sector urbano es de 13,8%.

Por último, en términos de pobreza multidimensional a nivel de regiones, la encuesta CASEN 2013 muestra que la región del Maule presenta un 21,9% de personas se encuentra en esta situación, sin embargo, este porcentaje no es tan alto si se le compara con otras regiones y con el promedio a nivel nacional (21,5%).  En este análisis, la región de La Araucanía (y otras regiones donde se concentra la población indígena del país) lidera el ranking de personas con pobreza multidimensional (además de la pobreza medida de manera tradicional).

Todos estos datos no hacen más que confirmar la necesidad de pensar en políticas públicas de orden territorial, que tomen en cuenta las particularidades de los territorios y las regiones, que enfrenten los problemas de acceso y satisfacción de necesidades en salud, trabajo, educación, vivienda, entre otras, de sectores rurales pero también de sectores urbanos más vulnerados, y que busquen acabar en definitiva con las históricas desigualdades y la existencia de “ciudadanos” y territorios de primera, segunda y tercera categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *