Vecinos al poder: un nuevo modelo de gestión participativa en Talca

Pasaron de la desconfianza y resignación a ser los impulsores de los cambios. A través de las Mesas de Trabajo que se levantaron en el contexto del programa Territorio y Acción Colectiva, se sientan codo a codo con la autoridad y se organizan mirando el territorio, una escala intermedia entre la comuna y las poblaciones.

“Mi hija salió de cuarto medio, quiso buscar pega y por ser de Las Américas le dijeron ‘te llamamos’. Se sintió tan mal que dijo ‘yo me voy de aquí, no tengo nada que ha­cer acá’”, recuerda Mónica Garri­do. “Mírate, mamá, mira a tu alrede­dor. No hay vida, no hay colores, nada”, fueron las palabras que ca­laron hondo en su persona. “Nos abrazamos y lloramos ese día”, re­conoce. Garrido cuenta que “me dolió mu­cho que mi propia hija me hiciera darme cuenta de esas cosas que eran verdad… Somos la cara más fea de Talca… Entonces dije: ‘ten­go que hacer algo’”.

Ese momento marcó un antes y un después en su vida. Sin tener co­nocimiento ni experiencia, se con­virtió en dirigente vecinal. Su hija se fue a estudiar a Viña del Mar, pero siempre están en contacto. “Me apoya y está feliz. Antes que­ría que me fuera para Valparaíso y ahora me dice ‘sacarte de ahí sería quitarte lo que más te gusta’. Yo le cuento las cosas y ella me dice ‘mamá, qué bacán, te felicito por cómo has crecido, tenías toda la razón del mundo’. Y yo le respondo ‘sí, hija, voy a tratar de cambiarle la cara al sector por ti, porque tú me gatillaste eso’”, revela.

Actualmente, Garrido es presiden­ta de la junta de vecinos Las Américas VI e integrante de la Mesa Territorial Las Américas-Doña Rosa, que ya consiguió el compro­miso del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) para realizar una histórica intervención que co­menzará con la asignación de 700 millones de pesos como experien­cia piloto en Las Américas III.

REVISA AQUÍ EL REPORTAJE COMPLETO DEL DIARIO EL CENTRO