Comunicado: En relación a la Aprobación Proyecto Dominga

Talca, agosto 2021

A propósito de la resolución de la Comisión Ambiental de Coquimbo que aprueba la instalación del proyecto minero portuario DOMINGA de Andes Iron SPA, como ONG Surmaule expresamos:
i. Nuestro profundo rechazo al fondo y la forma en la cual se ha aprobado dicho proyecto, el cual no solo tiene graves implicancias ecológicas probadas y consensuadas por la comunidad científica sobre un hotspot de biodiversidad de importancia global como lo es el Archipiélago de Humboldt, sino que además sienta un grave precedente respecto a los procesos institucionales en materia ambiental, donde a pesar de haber fallos judiciales pendientes el gobierno ha insistido en alinear a sus funcionarios y con curiosa celeridad dar luz verde a su implementación.
ii. Que con este proyecto se instala y valida nuevos discursos extractivistas como el de la “minería sustentable”, el cual porta una profunda contradicción con el carácter destructivo de la minería, cuya base de recursos es agotable y donde los pasivos ambientales como los relaves y sus efectos perduran exponencialmente más tiempo que su misma operación. La incorporación de dimensiones como la inclusión de las comunidades y el uso de tecnologías “verdes” para mitigar impactos pueden constituir mejoras de procesos, no obstante son insuficientes para fundamentar que la megaminería extractiva y su infraestructura asociada contengan la cualidad de sustentable tanto respecto del territorio como de la actividad económica en sí misma.
iii. Que la contingencia provocada nos remite a la discusión sobre el desarrollo, el territorio, la democracia y la sustentabilidad. El proyecto y sus resistencias son prueba de la fatiga y descomposición de la política económica de matriz extractivista / productivista existente en nuestro país, donde predomina aun con preocupantes fuerzas la visión economicista de las interacciones humano – ambientales, una geografía del despojo cimentada sobre los vínculos entre el poder político y las elites corporativas nacionales y transnacionales además de un trasnochado repertorio de construcción de territorios con una baja o nula intensidad democrática.
iv. Que a pesar de esta nefasta decisión, aún existen instancias institucionales, comunitarias y populares donde disputar la realización efectiva del proyecto. Ante esto nos sumamos con toda convicción a las acciones de protesta que se multiplican a lo largo de Chile para frenar lo que constituye además un mal precedente para el futuro de nuestros territorios y todas sus formas de vida. Del mismo modo llamamos a rechazar activamente el proyecto con tal de favorecer su extinción definitiva y el retiro de Andes Iron del lugar.
 
ONG Surmaule