LOS DESAFÍOS DE LA SOCIEDAD CIVIL CHILENA EN LA CONSTRUCCIÓN DE UNA NUEVA CONSTITUCIÓN

Actualmente Chile se encuentra ad portas de enfrentar una tarea sin precedentes en su historia: la elaboración de una nueva constitución a manos de 155 representantes electos democráticamente. El camino recorrido para llegar a este punto no ha sido fácil ni espontáneo, por el contrario, surgió desde un complejo proceso de movilización social, que significó la pérdida de muchas vidas.

La crisis social estalló en Chile en octubre del 2019, miles de personas salieron a las calles a reclamar lo que la democracia y sus instituciones no pudieron resolver durante décadas, exigiendo principalmente la garantía de derechos básicos como salud, educación, vivienda, igualdad de género, entre otros. Excedería los límites de esta columna por lo extenso, reconstruir el camino recorrido hasta hoy, pero quisiera destacar que la movilización callejera estuvo acompañada del surgimiento de múltiples espacios de discusión, en que las personas comenzaron a agruparse en sus barrios, comunas y organizaciones para levantar demandas colectivas y propuestas de acción. El tejido social, que no había logrado recomponerse luego de los profundos efectos provocados por la dictadura cívico militar y la creciente pérdida de redes sociales, como efecto de una profundización de la cultura neoliberal, parecía regenerarse dando pie a nuevos procesos de deliberación colectiva. (Bustamante y Ojeda, 2020).

Frente a esta situación de crisis, el sistema político impuso una salida institucional que, si bien fue mirada con desconfianza por parte de la ciudadanía al considerarla como una traición al movimiento social por excluirlo de la construcción de este acuerdo, por establecer trabas al proceso democrático y por la ausencia de un compromiso claro con las víctimas de la violencia estatal; con el pasar del tiempo, este camino, logró cierta legitimidad constituyéndose como una vía posible para elaborar una nueva constitución que podría garantizar el cumplimiento de las demandas ciudadanas, lo que significó, en términos electorales la irrupción de fuerzas políticas extrapartidarias representadas por personas sin afiliación a partidos políticos. (Rodríguez, 2019).

Ante este histórico desafío que enfrenta Chile, quisiera mirar con especial atención el rol que le compete a la sociedad civil, proponiendo como principal desafío la necesidad de asegurar la democratización del proceso, tarea que requiere avanzar desde la representación alcanzada electoralmente hacia una participación efectiva que le permita incluir su voz y propuestas en el proceso que ella misma impulsó, logrando así una Carta Magna consistente con los derechos humanos, mediante el cumplimiento de un rol de control social y político.

Un primer punto a abordar es el fenómeno de la despolitización, si bien desde el 2019 se ha apreciado un proceso de activación, es importante mantener y aumentar este nivel de involucramiento de movilización social en el proceso constituyente. Para ello se requiere, por un lado, desde la institucionalidad, contar con dispositivos de participación que permitan la deliberación e incidencia ciudadana en el proceso mediante consultas ciudadanas, plebiscitos, mientras que, por el otro, la sociedad civil requiere mantenerse activa para sostener y garantizar el desarrollo de un proceso ciudadano y popular mediante la acción colectiva.

En relación a lo anterior es de vital importancia que las organizaciones de la sociedad civil apoyen a las organizaciones sociales en la implementación o profundización de procesos de formativos, fundados en los principios de la educación popular, diseñados con la finalidad de facilitar una participación informada en el proceso constituyente sobre la base del reconocimiento los derechos humanos y el fortalecimiento de principios cívicos, al tiempo que podrían sustentar procesos de acción colectiva en el largo plazo.

El contexto sanitario marcado por la pandemia producto del COVID 19, entre sus múltiples consecuencias, ha tenido un efecto negativo en los movimientos sociales, disminuyendo su intensidad. Con el tiempo, es probable que surjan otras variables que los afecten, sin contar con la enorme capacidad de resiliencia del sistema político y económico que se ve amenazado con este proceso. Por ello y con la finalidad de dar continuidad y permanencia a las demandas, es necesario que la sociedad civil avance en la institucionalización de sus organizaciones, a modo de permitir también su acción política con otros actores relevantes. (Ochman, 2004).

El momento histórico que vive el país requiere por parte de las organizaciones de la sociedad civil el ejercicio de un rol activo, capaz de mantener y profundizar el involucramiento de las personas desde la autonomía e independencia, con un fuerte compromiso con los derechos humanos y los principios que sustentan la acción política desde el respeto, la valoración de la diversidad y el reconocimiento de la dignidad y los derechos del otro. Tengo confianza que, al tomar este camino, se asegura en gran medida que la nueva constitución se redacte desde el reconocimiento de los derechos humanos, profundice el sistema democrático chileno y también permitirá enfrentar, en lo inmediato, largo y mediano plazo las múltiples crisis que afectan a la región y el mundo.

Junio 2021

Referencias

Bustamante Gonzalo. y Ojeda Francisco. (2020). La crisis de los ciudadanos neoliberales. Centro de Investigación Periodística. Recuperado el 7 de junio de 2021 de https://www.ciperchile.cl/2020/09/10/la-crisis-de-los-ciudadanos-neoliberales/

Cooperativa. (2021). Estos son los 155 convencionales que redactarán la nueva constitución. Cooperativa. Recuperado el 6 de junio 2021 de https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/politica/constitucion/estos-son-los-155-convencionales-que-redactaran-la-nueva-constitucion/2021-05-17/133705.html

García, Dora Elvira. (2004). La violencia como condición o como disolución de lo político: Carl Schmitt y Hannah Arendt. Signos Filosóficos, VI (11),73-96.[fecha de Consulta 7 de Junio de 2021]. ISSN: 1665-1324. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=34301104

Ochman, Marta. (2004). Sociedad civil y participación ciudadana. Revista Venezolana de Gerencia, 9(27),473-489. [fecha de Consulta 7 de Junio de 2021]. ISSN: 1315-9984. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29002706

Paul Fernanda. (2019). Protestas en Chile: las 6 grandes deudas sociales por las que muchos chilenos dicen sentirse «abusados». BBC News Mundo. Recuperado el 6 de junio de 2021 de https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-50124583

Pérez Campos, Magaly. (2009). Los derechos humanos en la definición de la política democrática: La sociedad civil cómo límite al poder del Estado. Universidad Metropolitana, Caracas.

Rodríguez Claudio. (2019) Claroscuros y desafíos del Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución. El Desconcierto. Recuperado el 7 de junio 2021 de https://www.eldesconcierto.cl/opinion/2019/11/17/claroscuros-y-desafios-del-acuerdo-por-la-paz-social-y-la-nueva-constitucion.html

Villa J. Camilo (2020). A cuatro meses del estallido social: la herida de Chile aún no cicatriza. Diario Uchile. Recuperado el 6 de junio 2021 de https://radio.uchile.cl/2020/02/18/a-cuatro-meses-del-estallido-social-la-herida-de-chile-aun-no-cicatriza/